POR EL TRABAJO DE LOS MÚSICOS, DECIMOS NO !

By 24 octubre, 2018Noticias
¡NO AL PRESUPUESTO 2019!
 
El presupuesto para Cultura propuesto para el 2019, profundiza la pérdida de trabajo y precarización de los artistas.
Hasta el 2015, el estado nacional se había transformado en el mayor empleador de artistas, en especial músicos. Muchas veces en desmedro de la actividad privada. En 2016 sufrimos la pérdida de miles de fuentes de trabajo eventuales por el retiro brusco del estado de las contrataciones de músicos, fuentes de trabajo que la actividad privada no pudo absorber porque ya se sentía la crisis económica. Cada año esta pérdida se profundizó y creció la contratación precaria de músicos en peores condiciones económicas y de trabajo.
El Ministerio de Cultura sufrió dos fuertes ajustes, la primera en una fuerte disminución estructural perdiendo partes de su estructura, y luego la degradación a Secretaría. Este ajuste no fue sólo estructural. Esos primeros despidos del 2016 continuaron con el despido de los compañeros de la compañía de Danza por la Inclusión. Los compañeros de la Sinfónica Juvenil Nacional José de San Martín continúan en condiciones precarias y fue brutal la pérdida de presupuesto para contrataciones eventuales.
En estas condiciones nos proponen el presupuesto para 2019.
En el rubro de GESTION DE ORGANISMOS ESTABLES, se ven fuertísimas caídas de presupuesto para cada uno de los organismos, vemos que el presupuesto de la Orquesta Sinfónica Nacional cae un 88%, el de la Orquesta de Música Argentina Juan de Dios Filiberto cae un 83 %, la Banda de Ciegos un 67 %, el Coro Polifónico un 68%, en Coro Nacional de Jóvenes un 26%, en Coro de Ciegos también un 26 %, el Coro de Niños un 21 %, y el resto de los organismos con caídas similares. Se ve también en ese rubro, un fuerte crecimiento de un ítem llamado Conducción, Planificación y Supervisión, que el presupuesto ascendió un 53 %, lo que le dará a las autoridades de la Secretaría una peligrosa discrecionalidad en la distribución de ese presupuesto. Más allá de todo esto, el TOTAL del presupuesto que la Secretaría de Cultura recibirá para la GESTIÓN DE ORGANISMOS ESTABLES aumentará SÓLO un 25 %, aumento que no alcanzará para empatar la pérdida de poder adquisitivo del salario, que el propio gobierno ya calcula una inflación de alrededor del 40 % para el 2018 y un número similar para el 2019.
Párrafo aparte para la Orquesta Sinfónica Juvenil Nacional José de San Martín, se encuentra “aparte” del presupuesto de Gestión de Organismos Estatales atento a que todos sus integrantes están en condiciones laborales precarias, su presupuesto disminuye un 87 %, lo que transforma en imposible la promesa de regularización que el exMinistro Avelluto (hoy secretario) le hiciera a este sindicato.
Pero el ajuste más brutal se siente la pérdida de las fuentes de trabajo eventuales. El presupuesto elimina la promoción de las Ferias, Fiestas y Festivales nacionales, el fortalecimiento de organización de cultura comunitaria y la presencia territorial de los Puntos Culturales, y otras actividades en la que los músicos participábamos contando con un salario eventual.
La Promoción y Apoyo a Orquestas Infantiles y Juveniles tiene una disminución del 79 %, actividad que este año el gobierno, con bombos y platillos y la presencia del Maestro Dudamel incluida, se comprometió a asignar mayores recursos.
Estas disminuciones se repiten en los presupuestos para el CCK, Tecnópolis, y los medios públicos. Ya vimos precarizadas las contrataciones del estado en esos espacios, despidos masivos, y la disminución de contrataciones eventuales. El canal público se desentendió ilegalmente de los salarios de los festivales que transmite, traspasándole la obligación a los municipios, y lejos estamos de poder regularizar la situación de los compañeros contratados en Paka Paka, Encuentro, Radio Nacional, etc.
Este presupuesto cuenta además con una transmisión brutal de “gastos” a las provincias, lo que pronostica una disminución igual o mayor para los presupuestos de cultura provinciales, y a su vez esto se trasladará a las municipalidades, lo que nos muestra que el 2019, sumado a la crisis que la actividad privada está sobrellevando, los músicos seguiremos perdiendo fuentes de trabajo en todos los niveles estatales.
El derecho al acceso a la cultura de los ciudadanos es un derecho que tiene el mismo estatus constitucional que cualquier otro, no hay derechos de primera y de segunda. La promoción, difusión y el apoyo al desarrollo de los artistas nacionales es una obligación que el estado nacional se comprometió en muchos documentos internacionales que se transformaron en leyes con rango constitucional como la Recomendación Relativa a la Condición del Artista de UNESCO, Declaración Universal de la UNESCO sobre la Diversidad Cultural y otros acuerdos internacionales. La progresiva disminución aleja cada vez más al presupuesto de cultura del 1 % del presupuesto general recomendado por UNESCO. Y los artistas vemos perder miles de fuentes de trabajo dignas.
La cultura argentina merece una promoción y difusión de acuerdo a su calidad, no hay “ingreso al mundo” sin nuestra propia identidad. Los argentinos tenemos el derecho al acceso a nuestra cultura, un derecho fundamental para alejar muchos de los males que hoy nos aqueja como sociedad. Los músicos necesitamos de esas fuentes de trabajo para nuestra subsistencia. Por todo esto, decimos:
 
¡NO AL PRESUPUESTO 2019!